finca el maldito

Finca El Maldito

Este vino es un sencillo homenaje al hombre que cuidó y cultivó las parcelas donde hoy se encuentran la bodega y sus campos. Un hombre duro, como Rafael «El Maldito», que vivió durante 104 años en Ahillas.

Información adicional

BODEGA

D.O.

TIPO DE UVA

Bobal, Graciano, Mencía, Prieto Picudo, Tempranillo

Descripción

Solo los mejores de los mejores años y de la gran selección de algunas parcelas puntuales, surge el vino «Finca El Maldito´´.Un vino del que en la actualidad sólo existe una añada, 2012, y que saldrá al mercado con 230 botellas cuando los enólogos Juan José y Casandra Martinez Palmero, decidan cual es el momento óptimo para el consumo. 

Este vino es un sencillo homenaje al hombre que cuidó y cultivó las parcelas donde hoy se encuentran la bodega y sus campos. Un hombre duro, como Rafael «El Maldito», que vivió durante 104 años en Ahillas.

Información adicional

BODEGA

D.O.

TIPO DE UVA

Bobal, Graciano, Mencía, Prieto Picudo, Tempranillo

Tipo de Uva:

BOBAL, TEMPRANILLO, PRIETO PICUDO , MENCIA Y GRACIANO

Elaboración:

Las uvas de este vino se elaboraron en su conjunto desde su vendimia, predominando la variedad Bobal pero también consta de un porcentaje mínimo de Tempranillo, Prieto Picudo y Mencía.Su elaboración se controló en depósitos a 26º durante un periodo de 3 semanas, en los cuales solo se realizan bazuqueos manuales. Su crianza se hace en barricas nuevas de roble francés Allier, con tostado medio. Su estancia en barrica es de 14 meses, y en botella todavía está por determinar según las catas realizadas.

Notas de Cata:

Color rojo cereza y el ribete púrpura, capa alta y lágrimas finas como densas.Sorprende con un aroma a matorral. Hay fruta densa y una rica crianza que se ha templado gracias a la decantación. Finos toques balsámicos, frescos, recuerdan a la hoja de pino y a la del romero. Hay especias, fruta negra en compota y un fino halo de licorosidad. Al tiempo surgen los tostados en forma de café y de moka, tramados con el frescor vegetal, la crianza es templada y respetuosa, no aplasta, deja que destaque el recuerdo al zumo de moras de barranco.En boca es sedoso, lácteo, el tanino marca con elegancia, la acidez es fina y jugosa. Lo saboreas es un vino que marca y señala, lo paladeas de principio a fin.